Publicidad en Internet, adaptarse o morir

La semana pasada Enrique Dans comentaba en su blog que Internet superaba a la televisión como soporte publicitario en el Reino Unido, y es que las empresas no están invirtiendo más en publicidad en Internet porque les guste el riesgo o porque les sobre el dinero y quieran poner publicidad en la red “a ver que pasa“, sino porque son conscientes de que las personas, que son esas insignificantes criaturas a las que va dirigida la publicidad no lo olvidemos, se mueven cada vez más en la red, viven conectados a Internet.

Como señala Enrique Dans en su artículo, Internet ofrece muchas más posibilidades a los anunciantes, pueden dirigir sus campañas a un público objetivo concreto y pueden obtener datos más fiables sobre el éxito de estas campañas. Era cuestión de tiempo que la inversión publicitaria en Internet superase a los medios tradicionales, pero muchas empresas continúan ancladas en el pasado, ajenas al movimiento que se produce en la red quizá por desconocimiento o por miedo a un canal en el que los mensajes no solo viajan en un sentido sino que los usuarios responden a estos mensajes y participan en la conversación.

Yo ayer comentaba algunos detalles sobre la web del Corte inglés, una empresa grande que en mi opinión no tiene una página acorde con su importancia ni con lo que quieren transmitir a sus clientes, tan solo es un ejemplo que me parece representativo porque esta empresa siempre ha basado su modelo de negocio en poner por delante de otros factores el buen trato y la atención al cliente, cuantas veces no habremos escuchado decir a alguien eso de: “Sé que en el Corte inglés es más caro pero si tengo cualquier problema con lo que compro me lo van a solucionar y sino me gusta siempre puedo devolverlo”. Sin embargo hay muchas otras empresas con características similares al Corte inglés que tienen los mismos problemas, por un lado ofrecen una imagen de empresa a la que le importan sus clientes y por otro no se preocupan de trasladar esa imagen a Internet.

Porque todo esto, no lo olvidemos, está relacionado. De nada sirve invertir en publicidad en Internet para que los potenciales clientes visiten mi web si lo que se van a encontrar cuando entren en ella es una página que da la impresión de estar a medio hacer. La pagina web de una empresa es la primera impresión que esa empresa transmite en Internet, ¿cómo quiero que sea esa primera impresión? ¿por qué si a los empleados que trabajan de cara al público les indico unas determinadas normas de vestimenta y atención al cliente no me preocupo de que mi web transmita una imagen en consonancia? En definitiva, queda un largo camino por recorrer y a muchas empresas todo esto de Internet se les atraganta, les cuesta aceptar que los tiempos cambian y que las reglas del juego también están cambiando. Ya lo dijo Darwin en su momento: Adaptarse o morir.

Un comentario sobre “Publicidad en Internet, adaptarse o morir

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *